¿Practicas el autocuidado?

24/07/2017

Cuídate. Practica el autocuidado como forma de vida. Hacer ejercicio un mes y cuidar tu alimentación durante semanas no sirve si luego no lo conviertes en un hábito. Seguro que has oído más de una vez el término “autocuidado”, pero ¿sabes qué es y qué conlleva? Con motivo de la celebración del Día del Autocuidado, reflexionamos al respecto en unas líneas.

El autocuidado: mens sana in corpore sano

La primera persona en describirlo fue Dorothea Orem, una enfermera que lo definía como un fenómeno activo que necesita que la persona utilice la razón para comprender su estado de salud.

El autocuidado, tal y como se entiende hoy en día, es el conjunto de acciones que realiza una persona para mejorar su salud de forma intencionada. Esto incluye tanto las necesidades físicas como las psicológicas o el aspecto físico, siempre desde el enfoque de tener un desarrollo personal positivo.

Además de mejorar nuestra calidad de vida, un buen autocuidado ayudará a prevenir enfermedades graves y a recuperarse correctamente tras sufrir una dolencia leve o temporal. Las personas que lo practican también contribuyen a aliviar la presión sobre el Sistema Sanitario. En este sentido, la educación juega un papel crucial, ya que una sociedad que alienta al autocuidado tendrá una población más sana y podrá redirigir recursos sanitarios a áreas más prioritarias.

La Asociación para Autocuidado de la Salud (ANEFP) promueve el autocuidado para mantener el bienestar diario y prevenir enfermedades. Para ello, ofrecen un Decálogo que incluye recomendaciones para desarrollar hábitos de vida saludable, saber cómo medicarse y cuándo acudir a un profesional.

Autocuidado vs automedicación

Cuando hablamos de autocuidado, hablamos también de automedicación responsable. Este concepto no debe confundirse con el consumo indiscriminado de medicamentos que deben ir acompañados de receta: la clave está en la responsabilidad.

La automedicación responsable se refiere al uso de medicamentos sin receta que sirven para aliviar, tratar o prevenir síntomas o problemas comunes de salud. También se englobarían aquí a aquellos pacientes con patologías crónicas que ya saben cómo actuar sin ir a la consulta del médico.

Autocuidado de enfermedades comunes

Para las enfermedades más comunes, como son el dolor de cabeza o el resfriado,  la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), ha elaborado una completa “Guía práctica de la salud”, dedicada tanto a médicos como a pacientes. Cuenta con datos esenciales sobre las enfermedades más comunes, e indicaciones y orientaciones para saber cuándo consultar o pedir ayuda.

Además, a través de este blog también buscamos contribuir a esa labor educativa que favorece el conocimiento en temas de salud por parte de la sociedad, a través de pequeños consejos y pinceladas sobre algunas de las patologías más comunes.

El autocuidado y Kern Pharma

En nuestro compromiso con mejorar la calidad de vida de las personas, en 2011 lanzamos toda una línea de autocuidado denominada Kern Pharma Consumer, a través de la cual comercializamos medicamentos y productos de venta directa sin receta. Desde entonces, hemos ido ampliando nuestro vademécum para ayudar al mayor número de pacientes posible.

En esta línea de productos encontramos soluciones para el alivio del dolor y la fiebre (Ibudol® y Dolostop), para preparar un botiquín básico (con povidona, alcohol, agua oxigenada, apósitos o suero fisiológico) o para encontrar ayuda para dejar de fumar (Nicokern) o para dormir (Dormikern o Somnolin), entre otros.

Con el propósito de ayudar al autocuidado, también hemos creado un espacio web para que las madres y padres descubran todo sobre el dolor de los más pequeños, llamado Planeta Dolor. 

Además, una parte crucial del autocuidado es mantenerse activo y practicar ejercicio de forma regular, de manera que contamos con Finisher®, nuestra línea de salud y nutrición deportiva.

La mujer y su salud tienen unas peculiaridades a tener en cuenta para practicar el autocuidado. Por ello, Gynea se centra en ayudarles a mejorar la salud en todas las etapas de su vida: desde la maternidad hasta la madurez.

 

Sólo nos queda desearte la mejor salud y animarte a que practiques el autocuidado.