Recetas para viajar tranquilo

04/08/2016

Estás saliendo de casa con cierta excitación, las maletas preparadas, los niños nerviosos y antes de cerrar con llave haces el último repaso mental para no olvidar nada: ropa, dinero, documentación, la reserva del alojamiento...  ¡Un momento! ¿Y si surge algún problema de salud cuando estés plácidamente de vacaciones? ¿Habrá una farmacia cerca? ¿Me darán mis medicamentos sin receta? Como no queremos que pierdas el vuelo decidiendo qué llevar, vamos a hacer un repaso de lo indispensable para viajar tranquilo.

 

En primer lugar, asegúrate de llevar cantidad suficiente de tu medicación habitual o, en su defecto, las recetas que te vayan a hacer falta durante ese periodo debidamente cumplimentadas. Recuerda que las recetas en papel son válidas en todo el territorio español, mientras que las recetas electrónicas solo lo son en tu comunidad. Tanto si te quedas en España como si vas al extranjero, nunca olvides llevar un informe o certificado médico en el que se indique claramente el motivo por el que precisas ese tratamiento. Pide a tu médico una hoja de medicación en la que se detallen los fármacos que tomas. De esta manera, si precisas que te los receten, no te pondrán problemas.

 

Dedica unos minutos extra a conocer las particularidades de tu destino, ya que cada país tiene su propia normativa en cuanto a prescripción y dispensación de medicamentos. Ten especial cuidado —si no quieres pasar tus vacaciones a la sombra en un oscuro calabozo— con medicamentos cuya posesión puede ser motivo de delito en algunos países, como narcóticos para el dolor, derivados anfetamínicos o inductores del sueño.

 

Si viajas en avión, debes guardar tu medicación en el equipaje de mano para evitar problemas por retrasos, pérdida de maletas etc. Según se informa en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, los medicamentos líquidos (como jarabes o suspensiones) están exentos de las restricciones que afectan al transporte de líquidos en el equipaje de mano, siempre y cuando los necesites durante el vuelo. En cualquier caso, deberás mostrarlos al personal de seguridad en los controles. Antes de embarcar, consulta las normativas relativas al transporte de medicamentos de las distintas compañías aéreas.

 

Debes tener especial precaución si eres diabético porque que la insulina no tiene que facturarse para evitar cambios bruscos de temperatura. Además, el material necesario para la inyección debe acompañarse del correspondiente certificado médico para poder subirlo al avión.

 

Además, no olvides consultar los consejos y obligaciones para viajar a países con malas condiciones sanitarias o medioambientales que nos ofrece el Ministerio de Sanidad.

 

Para finalizar, recomendamos que tu botiquín de viaje incluya:

  • Material de curas: apósitos, tijeras, esparadrapo, antiséptico, gasas y suero fisiológico.
  • Un termómetro y antitérmicos.
  • Un antidiarreico (no lo uses si tienes fiebre o dolor abdominal, o si ves sangre en las heces) y productos para rehidratación oral.
  • Antiácidos o un protector gástrico si te decides por el turismo gastronómico (aunque esto no exime de ser prudente con las comidas).
  • Un antihistamínico para tratar posibles alergias.
  • Productos para prevenir y tratar las picaduras. Recuerda leer nuestros consejos relativos a los mosquitos.
  • Protector solar y productos para cuidar la piel.

 

¡Desde Kern Pharma te deseamos un feliz y saludable!