9 ideas para tu botiquín de verano

29/06/2017

Es época de disfrutar de algo más del tiempo libre, de viajar con los niños o de vivir aventuras diferentes a las del resto del año, que nos hagan olvidarnos por unos días de nuestras rutinas.

Aunque en su mayoría son fáciles de evitar, en verano pueden ocurrir pequeños percances o situaciones para los cuales tienes que estar preparado. Para ello, vamos a ver los consejos básicos para preparar un completo (y ligero) botiquín de verano todoterreno.

Antes de preparar tu botiquin...

Antes de pensar qué debe incluir, tenemos que plantearnos varios puntos relativos a nuestros planes de vacaciones:

  • Tipo de actividad que vamos a realizar. Conocer los riesgos y las lesiones que con frecuencia se ligan a los diferentes deportes o actividades nos permitirá escoger con precisión los productos del botiquín.
  • Hora del día. Si vas a  realizar actividades durante las horas de mayor exposición al sol, tendrás que dejarle más espacio en el botiquín a los fotoprotectores y cremas hidratantes, por ejemplo.
  • Destino. Cada lugar tiene sus particularidades —tanto en relación con su climatología como con el tipo de agua y alimentos, la presencia de insectos y parásitos, etc. —, que hemos de tener muy en cuenta para no echar a perder nuestras vacaciones.
  • Medicación. Si tomas medicamentos de forma crónica, siempre debes llevar algo más para evitar imprevistos, como que por ejemplo, se te pierda. Según tu destino, puede no ser fácil conseguir determinados medicamentos.

¿Qué incluir en el botiquin?

Ahora que hemos visto qué necesidades se presentan de forma puntual, vamos a ver una lista de productos básicos para tu botiquín:

  1. Material de curas: apósitos, tijeras, esparadrapo, antiséptico (alcohol, agua oxigenada, povidona,…),… Tan importante como llevarlos es saber utilizarlos correctamente, así que te recomendamos que leas nuestro post “Heridas, tratamientos y mitos”
  2. Un termómetro, preferentemente irrompible.
  3. Tu medicamento habitual para la fiebre y el dolor. Si dudas entre qué medicamento tomar, te recordamos nuestro post “Ibuprofeno vs paracetamol: ¿conoces las diferencias?”. Si tienes pensado caminar mucho, quizás te convenga echar en el botiquín alguna pomada analgésica para calmar dolores o molestias en una zona local.
  4. Un antidiarreico, sobre todo si viajas a zonas en las que desconoces la calidad del agua y de los alimentos. Las altas temperaturas y la deshidratación que causa la diarrea hacen que sea indispensable rehidratarnos, por lo que el suero también será un buen aliado.
  5. Antiácidos. Las probabilidades de que comas más de la cuenta o ingieras alimentos que tu estómago no “tolera bien” son altas en vacaciones, así que vete preparado para las digestiones pesadas y un posible ardor de estómago.
  6. Si tienes alergia, recuerda llevar antihistamínicos. Aunque no es especialmente época de polen, si eres alérgico al polvo o a los ácaros, te pueden afectar en los típicos apartamentos de verano que no se usan habitualmente.
  7. Un botecito con polvos de talco. Además de ser un buen aliado para las manchas de grasa, puede ayudar en las rozaduras de muslos y axilas. También se pueden poner en el calzado si vas a caminar mucho.
  8. Repelente de insectos, siempre teniendo en cuenta el destino del viaje y la edad de quien lo va a ausar. En nuestro vademécum contamos con un repelente de insectos, eficaz y seguro tanto para niños como para adultos. No olvides leer nuestros consejos en el post de “Cómo prevenir y tratar las picaduras de mosquitos”. También es recomendable llevar una loción de amoníaco para el alivio inmediato de picaduras de mosquitos o medusas.
  9. Protector solar y productos para cuidar la piel. Recuerda usar un fotoprotector a diario, ya que la quemadura solar es uno de los problemas más peligrosos y recurrentes de la época estival. Aplícatelo 30 minutos antes de salir de casa, renuévalo cada 2 horas y aplica de nuevo tras cada chapuzón si te bañas.

Y recuerda...

Para que un medicamente mantenga todas sus propiedades, es necesario que se cumplan las indicaciones de conservación que aparecen en la caja y en el prospecto. En nuestro post “Claves para conservar los medicamentos correctamente”, te damos algunos consejos.

Ojalá que no tengas que utilizar el botiquín para nada, pero si finalmente es así, con esta pequeña guía esperamos que tengas la solución para cualquier pequeño problema de salud que se te presente. No olvides poner en tu botiquín todas las ganas y optimismo necesarios para disfrutar a tope del verano ;-)