El agua, fuente de hidratación

¡Ya está aquí! La Navidad lo ha invadido todo, aunque no viene sola: a los balances de fin de año se le suman los festines, comilonas, brindis, atracones y algún que otro exceso relacionado con el alcohol. Y es ahí donde hay que enfocar la atención. No es necesario que las fiestas sean siempre sinónimo de excesos. El cambio está a nuestro alcance y el primer paso podría ser reemplazar los carbohidratos por frutas; azúcares por verduras y, definitivamente, alcohol por agua.