El dolor menstrual: ¿por qué se produce y cómo aliviarlo?

05/10/2017
Dolor menstrual

La menstruación dolorosa es un trastorno ginecológico que se estima que afecta aproximadamente a un 30 % de las mujeres en edad reproductiva. Pero antes de pasar a explicar por qué se produce el dolor menstrual, o dismenorrea en términos médicos, daremos tres datos que pueden animar a las mujeres que lo sufren cada mes: mejora con la edad, suele mejorar después de tener hijos y existen tratamientos efectivos para aliviarlo.

Una vez dicho esto, te explicamos qué es la dismenorrea y cómo tratarla.

¿Qué es la menstruación y por qué duele?

Cada mes, la capa que recubre el útero por dentro (llamada endometrio) crece para formar una «cama» en la que anidará el óvulo si es fecundado; si no hay fecundación, el endometrio se desprende y se expulsa fuera del cuerpo. Esto ocurre gracias a la secreción de prostaglandinas, unas sustancias químicas que contraen el útero, y estas contracciones, similares a las del parto, aunque de intensidad variable, pueden ser dolorosas.

Aunque la mayoría de las veces no se encuentra ninguna enfermedad que provoque el dolor menstrual (dismenorrea primaria), existen algunas patologías que lo empeoran (dismenorrea secundaria). La más frecuente es la endometriosis, en la cual el endometrio, que en condiciones normales solo debe crecer dentro del útero, se extiende fuera de este.

Unos días antes del sangrado, las mujeres pueden empezar a notar una serie de alteraciones físicas y psicológicas. Tanto la duración como la intensidad de éstas, leve o muy intensa, son variables y dependen de cada mujer. Entre las alteraciones físicas está el dolor, generalmente de tipo calambre, en la zona baja del abdomen y, a veces, en la espalda. También las náuseas y vómitos, la diarrea, la barriga hinchada o el dolor de cabeza. A nivel psicológico se puede experimentar cansancio, tristeza, ansiedad o irritabilidad. Cuando estos síntomas siguen un mismo patrón todos los meses, el médico lo puede diagnosticar como Síndrome Premenstrual.

¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor menstrual?

Existen diversos tratamientos para la dismenorrea:

Tratamientos farmacológicos

  1. Antiinflamatorios, como el ibuprofeno. Son muy efectivos para disminuir el dolor, sobre todo si se empiezan a tomar en cuanto se notan los primeros síntomas y se continúan de forma regular durante dos o tres días. En nuestro vademécum contamos con Ibudol en formato stick pack, muy cómodo para llevar en el bolso o mochila.
  2. Anticonceptivos hormonales. Cuando el dolor intenso es habitual durante la menstruación de las mujeres, el médico puede prescribir este tipo de tratamientos. Se pueden administrar de distintas maneras: píldoras, parches, anillo vaginal, implante debajo de la piel, dispositivo intrauterino (DIU). Los anticonceptivos hormonales adelgazan el endometrio, que es el lugar donde se forman las prostaglandinas. Por tanto, disminuyen las contracciones uterinas, el sangrado menstrual y la dismenorrea.

Otros tratamientos

  1. Ejercicio físico. La evidencia científica no es concluyente, pero es posible que el ejercicio físico regular disminuya las reglas dolorosas.
  2. Calor. Aplicar calor en la zona del bajo vientre —con una bolsa de agua caliente, un cojín o un parche de calor— las veces que sea necesario ha demostrado en varios estudios aliviar las contracciones y el dolor menstrual.
  3. Soluciones naturales y dieta. Se han estudiado múltiples dietas, vitaminas y remedios de herbolario para aliviar el dolor menstrual, pero las investigaciones no son suficientes para recomendar casi ninguna terapia de este tipo. En este sentido, diversos estudios afirman que el extracto de Vitex Agnus Castus, o Sauzgatillo, puede ser de utilidad para aliviar la hinchazón y la irritabilidad. En Gynea, nuestra división centrada en salud de la mujer, contamos con Dismegyn®, unas cápsulas duras con extracto seco de frutos de este arbusto.
  4. El yoga y la acupuntura también parecen ser beneficiosas, pero, una vez más, son necesarios más estudios para confirmarlo.
  5. Electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS). Consiste en aplicar una pequeña corriente eléctrica a través de unos electrodos sobre la piel, cerca del área dolorosa. Es menos efectiva que los antiinflamatorios y los anticonceptivos, pero puede ser útil en algunas mujeres que no quieran o no puedan tomar estos fármacos.

Si a pesar de utilizar estos tratamientos el dolor menstrual sigue siendo muy intenso es posible que haya alguna enfermedad que lo esté causando, por lo que será necesario realizar pruebas diagnósticas. Aunque esto es poco frecuente, lo cierto es que la gran mayoría de las mujeres, con el tratamiento adecuado, podrán seguir con su vida normal sin que el dolor menstrual las limite.