El farmacéutico y su contribución a la sociedad

25/09/2018

Las farmacias forman parte del corazón vivo de los barrios. ¿Cuántas veces has acudido a tu farmacéutico de confianza para realizarle una consulta? A menudo, ellos son los primeros a quienes confiamos nuestras dudas. No solamente dispensan fármacos de prescripción, productos de autocuidado, de higiene o realizan controles, sino que se puede encontrar cualquier producto o servicio necesario para el cuidado de la salud. Además, con frecuencia detectan necesidades sanitarias, asesoran, aconsejan un tratamiento o recomiendan una visita médica. Por todo ello, estos establecimientos son forman una parte fundamental de la cadena del sistema sanitario.

El Sistema Nacional de Salud y las farmacias

Pero, quizá, lo que no sabías es que, gracias a las farmacias, el sistema sanitario es más eficiente. Su rol es crucial para solucionar carencias informativas de los pacientes sobre sus medicamentos; en cuanto a su indicación, su posología, su forma de uso o la duración del tratamiento. En definitiva,  a través de la educación sanitaria y el asesoramiento en tratamientos, el farmacéutico se ha convertido en el profesional de referencia para mejorar el cumplimiento terapéutico de los ciudadanos.

En esta misma línea, también muchas farmacias ofrecen servicios de preparación de pastilleros semanales y otras ayudas que, especialmente para los pacientes más ancianos, son esenciales para evitar confusiones y olvidos.

El farmacéutico

Aunque cercana, la profesión farmacéutica no es estática. Estos profesionales se deben mantener actualizados constantemente porque surgen nuevos medicamentos, nuevas indicaciones y nuevos cuidados para las diversas patologías.

En el siguiente vídeo puedes ver el documental que hemos dedicado a la labor de los farmacéuticos:

Los farmacéuticos son los profesionales de la salud más cercanos a nuestros hogares. Para muchas personas, sobre todo para aquellas cuya salud demanda más atención, son su principal apoyo. Por eso, ¡gracias, farmacéuticos, por estar ahí cada día!