Cómo evitar las digestiones pesadas

25/04/2022

Una mala alimentación y los malos hábitos de una vida sedentaria son los principales causantes de las digestiones pesadas. Es, por ejemplo, habitual sentirse mal tras haber comido demasiado. Y es que las comidas copiosas pueden llevar aparejadas molestias digestivas, tales como la acidez de estómago y las digestiones pesadas. En estos casos, es importante aprender a identificar cuándo se producen estas situaciones. Solo así podremos saber si se trata de algo puntual o crónico y cómo aliviar el malestar que producen según el caso. 

Causas de las digestiones pesadas 

Una de las principales razones por las que se producen digestiones pesadas está relacionada con una mala alimentación. Los alimentos difíciles de digerir, como los fritos o los alimentos ricos en grasa, hacen que el proceso digestivo sea más lento y complicado. Además, también influye la manera en la que los alimentos hayan sido cocinados, la cantidad que consumamos o si comemos de pie o sentados. 

En el caso de comer una mayor cantidad de lo que estamos acostumbrados es posible que se produzca una sobrecarga en el estómago y sea necesario más tiempo de digestión. Este proceso también puede verse afectado negativamente por el hecho de comer rápido, no masticar o incluso comer de pie.  

Otra de las causas que pueden producir digestiones pesadas es la alergia o intolerancia a ciertos alimentos. En este caso el estómago podría inflamarse apareciendo gases y dolor abdominal. 

Por último, hay enfermedades del aparato digestivo, como la gastroenteritis o la gastritis y condiciones como las úlceras y el reflujo ácido que también pueden alterar el ritmo de las digestiones. 

Síntomas para identificar las digestiones pesadas 

Hay una serie de síntomas que suelen ser comunes en las digestiones pesadas. Sin embargo, es importante recordar que no es necesario sufrirlos todos para estar aquejado de una digestión pesada:  

  • Sensación de pesadez en el estómago durante la comida o al terminar.  

  • Hinchazón en el estómago, sobre todo en la parte superior. 

  • Ardor o acidez estomacal. 

  • Una digestión más lenta de lo habitual. 

  • Náuseas

  • Vómitos y gases.  

Consejos para aliviar las digestiones pesadas 

Existen varias opciones que puedes poner en práctica para intentar aliviar las digestiones pesadas. Pero, lo primero, es la prevención. Si sueles sufrir digestiones pesadas cuando ingieres comidas copiosas, es importante tratar de evitarlas. Además, es recomendable comer con calma y beber agua durante la ingesta de alimentos. Si aún así sigues sufriendo digestiones pesadas, ten en cuenta estos consejos: 

  • Evita el alcohol y las bebidas azucaradas y/o con gas. En general, el alcohol ralentiza la movilidad de los alimentos por el sistema digestivo. Además, irrita las mucosas y supone un aporte extra de calorías en una comida abundante. 

  • Mejora tus hábitos de alimentación. Evita sustancias irritantes como los fritos para que tu estómago pueda trabajar en buenas condiciones. En el caso de que sufras molestias, recuerda apuntar lo que has comido para averiguar qué alimentos te sientan mal y así poder limitarlos. 

  • Vigila lo que comes. Evita las comidas copiosas. Es mejor más veces, pero en menor cantidad. 

  • Incrementa el consumo de fibra. Es recomendable tomar entre 30 y 50 gramos por día para favorecer la flora intestinal. Y, cuanto más natural sea la fibra, mejor. Incluye, por tanto, en tu dieta fruta como frambuesas, plátano y aguacate; verduras como alcachofa, brócoli y guisantes; cereales como avena, arroz integral y salvado de trigo; legumbres como judía blanca y lentejas y superalimentos ricos en fibra como las semillas de chía y la quinoa. 

  • Ten cuidado con los medicamentos. Hay ciertas medicinas que pueden ser agresivas para el estómago. Recuerda no tomar ningún medicamento sin la recomendación de un profesional sanitario. 

  • Evita acostarte justo después de cenar. Lo mejor es que, además, la cena sea ligera. Así evitarás problemas como dolores abdominales o reflujo. 

  • Recurre a las infusiones. Hay ciertas plantas como el hinojo, la menta, la manzanilla, el jengibre o la melisa que ayudan con la digestión. 

  • Mantén unos horarios de comidas. De esta manera, tu organismo estará regulado, por lo que no tendrás un apetito exagerado. Comerás así cantidades más razonables. 

Si nada de esto funciona, es recomendable que acudas a un profesional sanitario. Es importante hacerlo para descartar o controlar otras dolencias que puedan ser más graves. 

También existen ciertos complementos alimenticios que te ayudan a aliviar las digestiones pesadas. Es el caso de nuestro nuevo Redigest Pro®, que se presenta en formato de 30 cápsulas a base de hinojo, genciana, alcachofa y enzimas digestivas como la lactasa. Con la toma de una cápsula con la comida, te será útil para eliminar los gases y la hinchazón, dándote un mayor confort digestivo y mejorando tu digestión.