Los ocho beneficios de dormir bien

18/03/2022

Este 18 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño, un evento puesto en marcha por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM) en 2008. Esta iniciativa internacional busca concienciar sobre la importancia de mantener una buena higiene del sueño. A pesar de que se trata de uno de los principales pilares de la salud, según la Sociedad Española de Neurología, en España entre un 20 y un 48% de la población adulta tiene problemas para iniciar o mantener el sueño. 

Por qué es beneficioso dormir bien 

Dormir bien no solo es un gran placer, también es beneficioso para nuestro organismo. Es clave para poder mantener un estilo de vida saludable y para prevenir diferentes tipos de enfermedades. Además, se trata de una necesidad fisiológica fundamental, ya que el sueño es un estado conductual y fisiológico durante el cual el organismo se recupera. 

Si bien no todo el mundo tiene las mismas necesidades de sueño, lo habitual es que los adultos necesiten descansar entre seis y ocho horas diarias. Durante este tiempo, el cerebro fija recuerdos y realiza las conexiones necesarias para su correcto funcionamiento. Es por ello que no disfrutar de un descanso adecuado puede acarrear diferentes consecuencias negativas, tanto para la salud física como para la psicológica. Por el contrario, dormir bien nos ofrece un gran número de beneficios. 

  1. Disminuye el riesgo de sufrir sobrepeso 

El mal descanso se relaciona con diferentes factores de riesgo para padecer obesidad. Y es que existen numerosos estudios que concluyen que una mala calidad del sueño puede llevar a un aumento de peso. De hecho, unos hábitos de sueño adecuados pueden ayudar a evitar desarreglos hormonales que producen que tengamos un mayor apetito y, por tanto, que ingiramos más alimentos.  

  1. Menor riesgo de enfermedad cardíaca 

Tener un buen descanso nocturno hace que se regule la presión arterial. Además, la calidad y la duración del sueño están estrechamente ligadas a otros factores de riesgo que pueden llevar a desarrollar diferentes enfermedades crónicas. 

Según una investigación publicada en el European Heart Journal, las personas que padecen insomnio son más propensas a sufrir un derrame cerebral o una enfermedad cardiaca. En contraposición, las personas que duermen más de siete horas diarias tienen menos tendencia a enfrentarse a este tipo de trastornos. 

Además, un estudio publicado en la misma revista concluyó que para tener un sistema cardiovascular saludable debemos irnos a dormir entre las 22:00 y las 23:00 horas.  

  1. Aumento del rendimiento físico 

Un sueño reparador hace que nos despertemos cada mañana con las pilas bien cargadas. Dormir bien es una parte importante del proceso de recuperación del cuerpo, por lo que es uno de los hábitos vitales para los deportistas y quienes hacen actividad física diaria. 

En un estudio realizado con jugadores de baloncesto de la Universidad de Stanford, se demostró que aquellos que dormían las horas suficientes mejoraban la velocidad, la precisión y el tiempo de reacción en los partidos. En otra investigación con mujeres deportistas no profesionales quedó probado que la falta de sueño está relacionada con caminar más lento, tener menos fuerza y una mayor dificultad para realizar actividades físicas. 

  1. Reduce la inflamación del cuerpo 

Existen numerosos estudios que demuestran que hay un vínculo entre dormir lo suficiente y una reducción de la inflamación en el cuerpo. Así, en caso de que no descansemos adecuadamente, según una investigación publicada en el World Journal of Gastroenterology, aumenta el daño celular y se pueden activar los marcadores de la inflamación. 

  1. Mejora la función inmune 

Es uno de los beneficios más conocidos de descansar bien, pues el sistema inmunitario aprovecha las horas de sueño para regenerarse. De esta manera, cumple mejor su función de proteger nuestro cuerpo de patógenos externos. Según una investigación de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, las personas que duermen menos de siete horas son tres veces más propensas a resfriarse que aquellas que descansan bien. 

  1. Mejora la memoria y el aprendizaje 

El sueño tiene varias fases. En una de ellas, la conocida como REM (Rapid Eye Movement), el cerebro fija los aprendizajes y los recuerdos de ese día. Por eso, descansar bien es vital para aumentar la concentración, la creatividad y para retener información. Esto hace, además, que se incremente la productividad. 

  1. Mejora la salud emocional 

El descanso insuficiente o de mala calidad altera el ritmo biológico, lo que nos lleva a un estado de melancolía que puede afectar nuestras respuestas emocionales. De hecho, las personas que sufren trastornos del sueño tienen más opciones de experimentar estados de ánimo bajos. La relación entre los trastornos mentales y los del sueño está ampliamente documentada. En concreto, destaca la vinculación entre el insomnio, la depresión y la ansiedad. 

Por otro lado, el sueño está estrechamente relacionado con la inteligencia emocional y social de las personas. Si no se duerme bien, se pueden tener más problemas para reconocer las emociones y expresiones de quienes están a nuestro alrededor.  

  1. Combate el estrés 

Por la noche, en la oscuridad, nuestro cuerpo produce una mayor cantidad de melatonina, una hormona que se encarga de sincronizar nuestro reloj biológico. Junto a la serotonina, son hormonas que contrarrestan los efectos que producen las hormonas del estrés, es decir, la adrenalina y el cortisol. De esta manera, somos más felices y emocionalmente más fuertes. Por el contrario, la falta de sueño provoca una mayor liberación de las hormonas del estrés. 

Si necesitas ayuda para mejorar la calidad del sueño, consulta con tu farmacéutico o profesional sanitario de confianza, quien puede recomendarte algún complemento alimenticio formulado específicamente para ello. Como Dormax ®, de nuestra línea de autocuidado Actafarma. Por un lado, Dormax ® 60 días ayuda a afrontar con calma el estrés, mejorando la calidad del sueño natural, gracias a la amapola, y también contribuye a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño por su contenido de melatonina.   

 

Por el otro, Dormax® Dulces Sueños a base de 1,8mg de melatonina, por lo que ayuda a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño gracias al efecto inductor del sueño de la melatonina.